Parece que Microsoft quiere terminar con todos los rumores que rodean al hardware de sus HoloLens. Hace unos días conocíamos las especificaciones técnicas de la unidad de procesamiento holográfico y, ahora, nos muestran cómo ha sido diseñada la parte óptica del dispositivo. En otras palabras, conocemos cómo las HoloLens son capaces de introducir elementos digitales sobre el mundo real.

A diferencia de las pantallas utilizadas en los equipos de realidad virtual, la realidad híbrida es mucho más complicada. La principal diferencia radica en que, en lugar de mostrar un mundo totalmente digital, las HoloLens tienen que ser capaces de situar imágenes tridimensionales sobre elementos de un mundo analógico y cambiante.

Partes ópticas

Motores de luz y guías de ondas, el secreto de las HoloLens

Para generar las imágenes, Microsoft ha optado por dos «motores de luz» HD con relación de aspecto 16:9, que son pequeñas pantallas de cristal líquido sobre silicio (LQoD). A continuación, la imagen pasa a través de una guía de onda, que viene a ser un combinador y difractor cuyo objetivo es dirigir la imagen hacia el ojo. La difracción se provoca mediante un recubrimiento especial en la superficie del vidrio, en lugar de usar el vidrio en sí.

Difractor de ondas

Llama la atención que la tecnología utilizada en las guías de ondas fuese creada por Nokia en 1995, lo que significa que Microsoft está aprovechando a fondo el catálogo de patentes de la empresa finlandesa. No solo eso, las HoloLens utilizan tres rejillas de difracción para generar los colores RGB en los hologramas. Como vemos, llevar la imagen desde los minúsculos motores de luz hasta los ojos requiere de un gran trabajo de ingeniería.

Los de Redmond han conseguido conocer el movimiento de los ojos gracias a una luz infrarroja y un sensor, lo que permite a los usuarios seleccionar objetos utilizando su mirada. El sistema tiene que ser totalmente preciso, ya que si el holograma no siguiese todos los parámetros de forma correcta, los usuarios podrían marearse y sufrir nauseas.

Detector del movimiento de ojos

Otro punto diferenciador de las HoloLens sobre otros dispositivos es que ajustan la distancia interpupilar de forma horizontal (el método más habitual) y de forma vertical, lo que mejora la comodidad en la experiencia de uso. Con toda esta tecnología, junto con el procesador holográfico, vemos que los tres mil dólares de su precio actual están más que justificados en su compra.

5 Comentarios

  1. Al final, la compra de la marca «Lumia» llevaba consigo mas cosas de lo que a simple vista parecía. A estas alturas seguir escondiendo los detalles no tiene mucho sentido, toda la competencia ya tienen alguna Hololens para clonar el invento.

Comments are closed.