Más

    Así es Project Scorpio: la joya de la corona de las consolas

    Si Xbox 360 era una más que digna competidora de la PlayStation 3, la Xbox One sufrió comparativamente en lo que a potencia se refiere frente a PlayStation 4. Microsoft, consciente de esa “fama” que arrastraba su consola, se ha afanado durante los últimos años en desarrollar una máquina tremendamente potente, a la que será muy difícil batir: Project Scorpio.

    Retrocompatibilidad absoluta y un precio ajustado

    Tal y como nos cuenta Digital Foundry, desde Microsoft aseguran que Project Scorpio no viene a sustituir a ninguna consola, sino a ocupar un espacio propio como un producto premium con un precio acorde a sus características. Gracias a la retrocompatiblidad y la única tienda de aplicaciones, las anteriores consolas no quedarán obsoletas y podrán convivir junto a Project Scorpio sin ver muy comprometidas sus ventas ni peligrar su existencia.

    Aunque todavía no sabemos un precio oficial, desde Digital Foundry se aventuran a imaginar un precio alrededor de los $499. En cuanto al nombre final del dispositivo, Microsoft no les ha dado ninguna pista más allá de que esta consola formará parte de la familia de Xbox One, por lo que no sería de extrañar que conservase este nombre (con alguna añadidura). La idea es que Scorpio conviva plenamente con Xbox One, ofreciendo el mismo catálogo, el mismo estilo de juego, etc. La diferencia será la calidad de los componentes, cuánto dinero estamos dispuestos a pagar por disfrutar de la experiencia gaming.

    Una GPU sorprendente

    Si bien todos esperábamos la RAM de 12GB GDDR5, el ancho de banda de memoria de 326GB/s y los famosos seis teraflops, lo que nadie esperaba es lo logrado en la GPU, diseñada a medida y que funciona con una velocidades de reloj nunca antes vistas en una consola, alcanzando un rendimiento que nada tiene que envidiar a equipos de escritorio.

    Afirman que el rendimiento es increíble. Han podido observar una demo de Forza Motorsport funcionando a 4K nativo alcanzando con muchísimo margen los 60 fps, por lo que parece que el 4K nativo estará garantizado para la mayoría de los juegos y tendremos una potencia sobrante aplicable a otras mejoras visuales.

    project scorpio4K nativos y Scorpio Engine

    En cuanto al 4K, es interesante destacar las declaraciones de Kevin Gammill, Group Program Director de Xbox, quien afirma que “para mí, los 4K implican una serie de cosas muy específicas, mucho más allá de mandar los 8 millones de píxeles a la pantalla cuando juegas. Se trata de ofrecer esos píxeles con recursos 4K para que se vean genial, ofrecerlos con HDR y una amplia gama de colores, sin que el frame-rate sea menor al que tendrías en la versión 1080p del juego. Y todo esto sin olvidarnos del audio espacial, que ayuda de forma definitiva a la inmersión del jugador”.

    Una de las claves de la nueva consola de Microsoft es el Scorpio Engine, un nuevo SoC desarrollado en colaboración con AMD. Para lograr este SoC se ha hecho un enorme trabajo a medida para que el resultado sea excelente, no se han limitado a pedirle unos y otros componentes a AMD.

    ¿El resultado final? 40 unidades de computación Radeon en el Scorpio Engine, con una velocidad que asciende a los 1172MHz (frente a los 911MHz de PS4 Pro). Esto es quizás lo más destacable, pero no lo único que se ha hecho: también se han doblado la cantidad de shader engines, logrando con ello una mejora de 2,7 veces el ratio de triángulos y vértices cuando incluyes el boost de la velocidad de reloj. Se ha doblado el número de back-ends de renderizado, logrando así aumentar 2,7 veces el fill-rate. Se ha cuadriplicado el tamaño de la cache L2 de la GPU. Scorpio Engine es una maravilla de la ingeniería.

    Prescinde de Ryzen, pero no le hace falta

    En lo que respecta a la CPU, se especuló con la posibilidad de que Scorpio utilizase la tecnología Ryzen de AMD, pero finalmente nos hemos encontrado con ocho núcleos que suponen una evolución de la tecnología Jaguar, organizados en dos clusters con un total de 4MB de cache L2. Son CPUs hechas a medida para Scorpio y que funcionan a 2.3GHz. Tal y como explica Nick Baker, el objetivo era “mantener el 100% de retrocompatibilidad con Xbox One y Xbox One S al tiempo que se aumentaba el rendimiento”.

    Los nuevos núcleos x86 de Project Scorpio son un 31% más rápidos que los de Xbox One. Sin embargo, el aspecto más revolucionario en lo que se refiere al rediseño de la CPU está en el command processor que gestiona la GPU. Se ha logrado dar el salto a Direct3D 12, logrando que todas las invocaciones API de alta frecuencia que hacen los juegos se implementen de forma nativa en la lógica del command processor, por lo que la comunicación del juego con la GPU es ultra eficiente. Se ha logrado prescindir de los núcleos Ryzen para no comprometer el precio del equipo al mismo tiempo que no se ponía en riesgo el rendimiento, gracias al enorme trabajo a medida que se ha realizado con la CPU.

    Una tremenda velocidad de reloj que no compromete el calentamiento del equipo

    forza motorsport

    Como ya hemos dicho, algo que nos ha sorprendido a todos es la velocidad de reloj de la GPU, con una frecuencia que hasta hoy nadie se había atrevido a alcanzar para minimizar el calentamiento de los dispositivos. ¿Cómo ha logrado esto Microsoft? Lo explica Leo del Castillo, director general de diseño de hardware de Xbox. “Una de las cosas que hacemos es, básicamente, ajustar los voltajes de cada uno de los chips y optimizarlos para que los chips obtengan exactamente lo que necesitan para cumplir sus tareas, lo que ofrece un grado de eficiencia mucho mayor para el sistema y nos permite descartar un montón de energía malgastada que se traduciría en más calor”.

    Se trata de una técnica bautizada como “el método Holvis”, en honor al ingeniero que la desarrolló. Microsoft utiliza un disipador con una cámara de vapor, optando por un diseño de ventilador centrífugo a medida. Del Castillo montó literalmente una unidad Scorpio de pre-producción ante la gente de Digital Foundry y el resultado es un diseño simple, elegante y modular que ocupa casi todo el espacio disponible. El disco duro se sitúa sobre amortiguadores diseñados para absorber las vibraciones, la unidad UHD Blu-Ray es muy similar a la de Xbox One S, la fuente de alimentación interna es una PSU universal de 245W, la más eficiente en la historia de Xbox. Por otro lado, la disposición de los puertos es igual a la de Xbox One S. El diseño de la carcasa es un pequeño secreto que se revelará en el E3 y que, según Microsoft, sorprenderá para bien a los usuarios.

    Todos estos números y datos se traducen en un rendimiento y una calidad de imagen nunca vistas. Microsoft promete que los juegos a 900p y 1080p de Xbox One funcionará a 4K nativos en Project Scorpio y, para demostrarlo, mostró una demo de ForzaTech con el motor de Xbox One funcionando a 4K nativos y 60 fps tremendamente estables. Tal y como se ve en la imagen que hemos adjuntado antes, el uso de la GPU se cifra en un 66,19%, quedando muchísima potencia libre para mejorar los gráficos. Ciertamente, ha nacido una bestia. Ha nacido Project Scorpio.

    Comentarios

    En directo: Picacódigo

    Te puede interesar

    Picacódigo

    Mas leídas

    Otros temas de interés