Microsoft sigue haciendo cambios estéticos en su sistema operativo; cambiar las herramientas heredadas de versiones antiguas de Windows supone una larga transición, y sustituir el clásico panel de control por el nuevo menú Configuración es una tarea que los de Redmond van mejorando poco a poco. Ya introducieron algunos cambios, como una reorganización de la personalización, apariencia, gestión de copias de seguridad y almacenamiento. Ahora, le toca el turno a la utilidad «Liberador de espacio en disco».

Mejoras visibles

Los de Redmond han anunciado recientemente que la utilidad de «sensor de almacenamiento» de la configuración va a mejorar en la actualización de octubre. Esta herramienta permite básicamente eliminar archivos temporales, vaciar la papelera de reciclaje y volcar el contenido de una carpeta específica. Es una utilidad que ya apareció en Windows Phone 8.1 y en versiones tempranas de Windows 10.

Así, Microsoft simplificó la limpieza y la hizo más accesible y compatible con la nueva filosofía de Fluent Design, estética y coherencia de Windows 10. Ahora, la vetusta herramienta «liberador de espacio en disco» será eliminada en pro de «sensor de almacenamiento».

Según palabras de Aniket Naranavekar, miembro de Microsoft, no hay que preocuparse; por un lado, desaparecerá por problemas de incompatibilidad, y por otro, esta herramienta está en desuso, y el actual «sensor de almacenamiento» es una potenciación de la misma. De esta manera, Microsoft se quita de en medio herramientas heredadas de versiones antiguas del sistema.

Así, el equipo de desarrollo de Windows sigue dando pasos en la dirección correcta: la reunificación de todas las herramientas y el abandono de recursos heredados que hoy en día empañan la experiencia de uso de Windows 10.