Windows 10 ARM promete ser la versión del Sistema Operativo de escritorio más actual y utilizado pero llevado a dispositivos «siempre conectados» como tablets que necesitan una gran duración de batería.

Potencia y duración, todo en uno

El tema de la duración de batería ya lleva años solucionada, sin embargo, el del rendimiento es otro cantar. Hasta ahora contábamos con procesadores que, fuera de Intel, no tenían un rendimiento superior a cualquier móvil de gama alta, lo que se antoja poco para algunos usuarios que de verdad necesitan un Windows 10 en un dispositivo compacto.

La respuesta a estos problemas vino de la mano de Qualcomm el año pasado: el Snapdragon 8cx llegaba para quedarse en Windows 10 Always Connected. El chip cuenta con una frecuencia de 2.84 GHz y se anunciaba una potencia de más del doble respecto a un Snapdragon 850, buque insignia (hasta ahora) de la firma.

Ahora se ha filtrado un benchmark en Geekbench que aporta algunos numeros supuestamente reales. El 8cx da unas puntuaciones de 3.327 en mono núcleo y 11.154 en multi núcleo, lo que lo coloca a la altura de un Intel i5-8250U que ya no está nada mal.

Parece ser que las promesas de Qualcomm y Microsoft se realizarán finalmente y que el Snapdragon 8cx podría ser una opción muy a tener en cuenta por los usuarios a los que iba destinado inicialmente el procesador.

Veremos si a finales de año las próximas Galaxy Book o algun Surface Pro llevan la bestia de Qualcomm en su interior.