En mi primer post para msftinsider.com, os traigo mi experiencia de uso con mi flamante Nokia Lumia 925 durante los cerca de 3 meses que he podido gozar de él.

Anteriormente tuve un Nexus 4 y, además, tengo la oportunidad de trastear a diario con un Iphone 5S, así que estoy en condiciones de valorar las virtudes y carencias del sistema operativo de los chicos de Redmond en comparación con los otros dos grandes sistemas operativos del mercado. ¡Comenzamos!

Ventajas

– Interfaz bella, práctica, intuitiva y diferente: Desde el primer momento en que comencé a usar mi Lumia 925 me quedé enamorado del concepto de los «live tiles» por su simpleza, originalidad y funcionalidad. Es muy cómodo desbloquear el teléfono y saber (sin necesidad de tocar nada más) quién quiere ser tu amigo en Facebook, quién te ha mencionado en Twitter, quién cumple años mañana, qué tiempo hace en tu ciudad, cuáles son las últimas noticias de actualidad, quién te ha enviado un correo… La interfaz «metro» es diferente a todo lo que conocíamos hasta ahora, se aleja del concepto de iconos que tienen Ios y Android, dos sistemas que se han copiado tanto entre sí que cada vez son más parecidos. Windows Phone supone un soplo de aire fresco al mundo de la interfaz móvil, anquilosada en los escritorios repletos de iconos y carpetas.

– Fluidez : Otra de las funciones de las que tanto alardea este sistema operativo es la fluidez que caracteriza a los terminales que lo portan. Ciertamente, cualquier teléfono con windows phone 8 «vuela» a la hora de manejar las aplicaciones nativas y al desplazarte por el menú principal y la lista de aplicaciones. El lag simplemente no existe en este apartado, aunque más adelante veremos que no es oro todo lo que reluce en Windows Phone en este sentido…

– Navegación simple y veloz: Internet Explorer, por contra de lo que muchos pueden pensar, funciona a las mil maravillas en los terminales con Windows Phone 8. El navegador se abre al instante y carga las páginas con una velocidad que me ha dejado gratamente sorprendido. Si bien es un navegador técnicamente menos avanzado que otros de la competencia, su rendimiento es «top». Puedo afirmar que mi experiencia navegando con el Lumia 925 es superior a la que me ofrecía Chrome en el Nexus 4.

– Actualizaciones aseguradas: adiós a la fragmentación: Microsoft garantiza soporte en forma de actualizaciones durante 36 meses desde que lanza sus terminales con Windows Phone 8. Actualmente, todos los WP8 han recibido GDR2, están empezando a recibir GDR3 y, a lo largo de 2014, presumiblemente en abril, recibirán la tan esperada actualización a Windows Phone 8.1. En este sentido, Apple ha demostrado ser el rey, llegando a actualizar dispositivos de hace 4 años. En el otro extremo se encuentran Google y Android, donde la fragmentación es un problema que parece imposible de resolver y ni siquiera los Nexus se actualizan durante tanto tiempo como cabría desear.

– Integración de las redes sociales en el Hub de contactos: Facebook, Twitter y Linkedin se integran a la perfección desde el hub de contactos, pudiendo desde allí llamar a un amigo, enviarle un sms, mencionarle en Twitter o enviarle un mensaje al Facebook, además de poder ver todas sus novedades desde allí. Un factor totalmente diferenciador respecto a su competencia.

– Amplia gama de terminales para todos los gustos y bolsillos: Nokia, la principal valedora de este sistema operativo, nos ofrece una amplia gama de terminales que mueven el sistema con la misma fluidez, pero que se diferencian en aspectos técnicos para que el consumidor pueda valorar qué smartphone le conviene más sin temor a adquirir un teléfono que, por barato, resulte lento y con lag. Hay un wp8 diseñado para cada persona.

– Aplicaciones exclusivas (el valor añadido de Nokia): Microsoft cuenta con algunas aplicaciones exclusivas de gran calidad que aportan un gran valor añadido al sistema operativo. El tiempo de Bing, noticias de Bing, deportes de Bing, finanzas de Bing, Office… En este apartado también cabe destacar las apps exclusivas de Nokia, que rebosan calidad por los cuatro costados y un gran esfuerzo por parte de la compañía finlandesa a la hora de desarrollarlas: HERE Maps, HERE City Lens, HERE Drive+, HERE Transit, Nokia Camera, Nokia MixRadio… Nokia ha demostrado al mundo que se pueden desarrollar aplicaciones simples, rápidas, funcionales y bellas para esta plataforma.

Desventajas

– Falta de aplicaciones y mala calidad de algunas existentes: Recientemente, Microsoft ha anunciado que Windows Phone cuenta en su tienda con alrededor de 200.000 aplicaciones, cifras aún muy lejanas de las de ioSy Android, pero nada desdeñables para un sistema tan joven. Sin embargo, aún faltan bastantes aplicaciones que sí tenemos en la competencia, aunque las principales que faltaban han ido llegando poco a poco durante 2013 (como Vine e Instagram). Para mí, sin embargo, el problema no es la falta de aplicaciones, sino la baja calidad de algunas de ellas en relación a lo que ofrece la competencia. Aplicaciones como Instagram, Twitter o Whatsapp están muy lejos de sus homólogas en los dos grandes SO móviles. Aunque WP8 puede presumir de ausencia de lag al mover el sistema, no se pone tan «gallito» cuando tiene que ejecutar aplicaciones de terceros, algunas de las cuales tienen unos tiempos de arranque y de transición excesivos.

– Deficiente sistema de notificaciones: Esta es una de las mayores quejas de los usuarios de WP8, y no es para menos. Las notificaciones «toast» y los «live tiles» son insuficientes para un usuario avanzado, que tiene que estar atento a mil cosas y no puede perderse alguna notificación por culpa de la forma en que el SO las gestiona. Se echa mucho de menos la practicidad de un centro de notificaciones como el que presentan iOS y Android. Además, muchas veces los live tiles no funcionan bien (no sé si por culpa de los desarrolladores o del propio sistema) y no notifican las novedades que tenemos pendientes. Por lo que se ha podido saber en diversas filtraciones, Microsoft se ha tomado muy en serio las críticas en este apartado y presentará un sistema de notificaciones totalmente renovado y mucho más eficaz con Windows Phone 8.1. Que así sea.

– Multitarea mejorable: La multitarea ha sufrido una pequeña mejora con GDR3 al permitir cerrar las aplicaciones que tenemos abiertas sin necesidad de darle repetidamente el botón de «atrás», sino que basta con pulsar en la esquina superior derecha de la app que queremos cerrar desde el gestor de multitarea. Viniendo de un Nexus 4 con Android 4.3, noto una gran desventaja respecto al SO de Google en este aspecto. Con mi Nexus, cambiaba velozmente de una app a otra y todas se me mantenían en el mismo estado en el que las dejé por última vez. Sin embargo, en Windows Phone, al volver a una aplicación anterior, muchas veces te encontrarás con la dichosa pantalla de «reanudando» y tendrás que esperar tus 3-4 segunditos para poder utilizar la app. También se esperan mejoras en este apartado con Windows Phone 8.1.

– Inexistencia de aplicaciones oficiales de Google: Si eres usuario asiduo de Hangouts, Google+, Google Drive, Google Maps o Play Music ya puedes dejar de leer el post: NO compres un teléfono con Windows Phone. No existen aplicaciones oficiales de ninguna de las anteriores mencionadas para este sistema operativo. Los de Mountain View tendrán sus razones, aunque la opinión de un humilde servidor se resume en una palabra: temor; temor a que crezca un sistema operativo que puede competir de tú a tú con Android en la gama baja y en la gama media, sectores donde hasta ahora el monopolio de Google era total, dado que los Iphones de Apple son dispositivos orientados a la gama alta. iOS y Android han vivido muy cómodos durante años, compartiendo el poder, y tratarán de frenar a toda costa el crecimiento de Windows Phone, el tercero en discordia y llamado a romper el férreo duopolio que existía en el mundo de los smartphones.

– Pocas y malas estrategias de marketing: Este es, para mí y sin lugar a dudas, uno de los principales problemas de Windows Phone. Microsoft cuenta con muy pocos «stands» (yo nunca he visto uno): lugares donde promocione sus productos y los acerque al consumidor de la mano de profesionales que conozcan las bondades de este sistema operativo. En este sentido, los reyes son Apple y Samsung. ¿Quién no ha estado nunca en una tienda de Apple o quién no sabe de la existencia de alguna? Yo vivo en Valladolid y esto es lo que veo cuando entro al enorme complejo comercial que es el Río Shopping: http://www.apple.com/es/retail/rioshopping. Una auténtica maravilla desde el punto de vista del marketing y el acercamiento del producto al consumidor. Centenares de personas entran a diario en esta tienda tan amplia, donde cada producto está colocado estratégicamente, con el objetivo de toquetear los iPhones, iPads y Macs de la firma norteamericana. ¿Os imagináis tiendas así de Microsoft colocadas estratégicamente en grandes superficies y en zonas céntricas de importantes ciudades? En mi humilde opinión, con la interfaz tan simple, llamativa e intuitiva que es Metro UI, no sería muy difícil conseguir que el producto le entrase por los ojos a los potenciales consumidores. Del mismo modo, Microsoft debería trabajar más de cerca con las compañías telefónicas y sus respectivos puntos de venta, pues, misterios de la vida, de cada 10 personas con pocos conocimientos de tecnología que entran en una tienda para hacerse con un smartphone, 8 de ellas salen con un Galaxy de la mano. Yo mismo he vivido en mis carnes esta situación, cuando llamé a Orange para preguntar por un Lumia 925 y la telefonista trató de convencerme (sin éxito, obviamente) de que lo que yo necesitaba era un Galaxy S3 y que «esos Lumia son muy malos». Nada más que añadir en este apartado, juzguen ustedes mismos.

– Otros inconvenientes: El sistema también tiene otros inconvenientes algo molestos como no poder personalizar el tono de las notificaciones, que el volumen del teléfono y el multimedia no estén diferenciados y las restricciones a la hora de compartir vídeos en aplicaciones de mensajería (solucionado en la última actualización de Whatsapp; parece ser que MS le otorgó los permisos pertinentes para ello).

Conclusiones

Windows Phone 8 es, a día de hoy, un sistema operativo ubicado en el puesto que merece: el tercero, por detrás de iOS y Android. Su interfaz, su fluidez, la calidad de sus dispositivos y su integración con otros productos de MS hacen de él un sistema operativo moderno y diferente, a pesar de sus mencionadas (y nada desdeñables) carencias. A título personal, considero que será un sistema operativo totalmente maduro con la llegada de la versión 8.1 (que se rumorea que será lanzada en abril, en la Build 2014). Si es un sistema operativo para vosotros, es decisión vuestra y de nadie más, pues cada usuario es un mundo y tiene sus propias necesidades. En mi caso particular, estoy muy contento con mi Lumia 925 y creo que, por primera vez en mi vida, tengo un smartphone que puede estar en mi bolsillo durante un mínimo de dos años, si es que MS cumple con las actualizaciones.

Espero que os haya gustado este «pequeño» análisis y que comentéis vuestras opiniones y discrepancias con mis argumentos, si las tuvieseis.