Desde sus inicios, Microsoft ha sido siempre una empresa de software; desde la llegada de internet, muchos de sus productos se han convertido en servicios, otorgando una flexibilidad otrora rígida y que no llegaba a todos los potenciales usuarios. No obstante, siempre tuvieron buena mano a la hora de fabricar hardware, y sus periféricos lo demostraron; ahora, la familia Surface los ha consolidado. Pero parece que quieren dar un paso más.

Indicios esperanzadores

Desde que Microsoft se aventuró en el mercado de los smartphones, sus constantes altibajos generaron mucha incertidumbre entre los fans de la marca; la competencia no pareció notar demasiado su presencia, dado que la cuota de mercado de Windows Phone siempre fue algo residual. A pesar de eso, la constante idea de que estuvieran preparando un smartphone de la familia Surface nunca ha desaparecido de la mente de los seguidores de la marca.

Sin embargo, los últimos movimientos por parte de Microsoft no invitan a pensar en que vayan a retomar ese camino de nuevo. Pero internet es oscuro, y está lleno de rumores. La colaboración entre los de Redmond y Qualcomm en el desarrollo de un chip ARM exclusivo para Windows 10 han disparado las especulaciones. Y es que han salido a la luz ciertos renders que dan que pensar.

En ellos, se puede apreciar lo que es un dispositivo portátil plegable. La lógica nos dicta que podría tratarse del futurible y aún inexistente Surface Phone, y contaría con hardware de altas prestaciones. No obstante, lo más interesante de esto son las declaraciones de la propia Microsoft en relación con su futuro smartphone: «Un dispositivo nuevo y disruptivo para cerrar la brecha de funcionalidad entre teléfonos y computadoras».

Surface de Schrödinger

Por ahora, las especulaciones más alocadas apuntan a que el dispositivo plegable de los renders podría ser un Surface Phone, o una Xbox portátil. O quizás las dos cosas. El proyecto Andrómeda invita a pensar en todas estas posibilidades; además, el trabajo que están realizando con servicios como Xbox Play Anywhere, la futurible plataforma de streaming y la potenciación de sus servicios dan lugar a imaginar un dispositivo portátil en el que desplegar toda la potencia de Xbox allá donde vayas.

Sin embargo, todo esto hay que tomarlo como lo que es: mera especulación. A pesar de ello, no cabe la menor duda de que todos los esfuerzos que están haciendo con ARM se traducirán en algún dispositivo del que no sabemos nada. Desde las declaraciones que hicieron sobre la creación de un «dispositivo nuevo y disruptivo«, no hacen más que aumentar las ansias por conocer de qué se trata. Si lo hacen tan bien como con la familia Surface, ya podremos darnos por satisfechos.