Se acerca la campaña navideña, y con ello la habitual retahíla de anuncios por parte de las distintas compañías del sector tecnológico: videoconsolas, videojuegos, ordenadores, tabletas, smartphones… todos buscan el bolsillo de los potenciales clientes, y todos se esfuerzan en destacar sobre los demás. Unos quieren reinventar el ordenador; otros, hacerlo evolucionar. Así lo asegura Microsoft en su reciente anuncio de la Surface Go para competir con el iPad de Apple.

«¿Es una tablet? ¿Es un ordenador? No hijo, es un 2 en 1»

Desde la llegada del iPad a los hogares, la forma en la que muchos usuarios interactúan con la tecnología e internet ha cambiado; para algunas tareas, como las consultas en internet, la visualización de documentos o consumo de ocio, el iPad es un gran dispositivo.

Para algunos sectores, supone una herramienta profesional muy a tener en cuenta, la cual es capaz de sustituir al ordenador. Sin embargo, para otras muchas, se queda corto. Esto último es lo que trata de aprovechar Microsoft con el anuncio recientemente publicado en E.E.U.U.

El anuncio exhorta al consumidor a pensarse dos veces si es un iPad lo que realmente necesita, o un ordenador portátil con características de tablet. De esta manera, Microsoft señala que las tareas productivas se hacen con un ordenador; en este caso, ponen de ejemplo una Surface Go, ya que un dispositivo con un sistema operativo completo como Windows es el único capaz de sortear los obstáculos de una tableta.

El eterno dilema entre ordenador o tableta

Estos anuncios entre compañías suelen ser habituales en E.E.U.U., mostrando lo que unos consideran puntos débiles, y enfrentándolos a productos de la competencia para inclinar la compra hacia su sector.

En este caso, han pasado años desde que el iPad y la familia Surface Pro de Microsoft coexisten en el mercado. Durante este periodo, al usuario le ha dado tiempo a conocer con precisión los pros y los contras de ambas familias de tabletas electrónicas. No olvidemos que en primera instancia, el iPad sigue siendo la primera opción de potencial compra a la hora de elegir una tablet para usos básicos.

Woman Holding Silver Ipad

Por otro lado, la campaña de Apple etiquetando a su iPad Pro como un ordenador tradicional, y las enormes cifras de ingresos el último año de casi 20.000 millones de dólares, dan buena fe de que la gente está contenta con lo que un iPad puede ofrecer.

Muestra lo que otros no pueden hacer, para triunfar

A pesar de este gran éxito de la manzana mordida, Microsoft no se duerme en los laureles. Gracias a la buena vista diseñando la familia Surface, los de Redmond se enfocaron en potenciar aspectos en los que se saben fuertes y líderes: el sistema operativo.

Así, aunque los ingresos por parte de la división Surface no son tan espectaculares (5.061 millones de dólares en el mismo periodo que Apple), sí son conscientes de que para aquellos clientes indecisos, un extra de potencia y posibilidades puede ser decisivo: editar profesionalmente un texto, programar (aunque Apple se empeñe en que también se puede hacer con un iPad), edición avanzada de vídeo y fotografía, videojuegos exigentes…

Resultado de imagen de surface pro

Otras tareas solo pueden hacerse con un sistema operativo completo, y están fuera del alcance de una tableta: convertir archivos, gestionar documentos con un explorador de archivos eficiente, conectar dispositivos externos como pendrives o discos duros, etc.

Por eso, quizás el precio de entrada de la Surface Go respecto de la tableta de Apple sean un incentivo a la hora de inclinar la balanza hacia Microsoft: 449 Euros del modelo básico de Surface Go, frente a los 349 del iPad más barato. Esa diferencia de precio supone la posibilidad de usar el dispositivo como algo más que una tableta, y es la baza con la que juega Microsoft a la hora de promocionar su familia de dispositivos.