Ayer saltó la noticia de que Huawei había perdido el acceso a Android y a todo lo relativo a Google (Google Play y otras Apps, entre otras cosas) poniendo un clavo más en la tumba de la compañía china bajo la «excusa» de la Administración Trump de acusaciones por espionaje a la empresa.

Más empresas se unen a Google

Hoy, tal y como leemos en The Verge, vemos que otras de las grandes empresas americanas como Intel, Qualcomm y Broadcom (todas ellas implicadas en el desarrollo de hardware para Huawei) también están cortando todos los lazos existentes con la empresa china.

Foto de The Verge

Según nos cuentan, estas tres empresas han informado a todos sus empleados de que congelen todas las transacciones con Huawei hasta nuevo aviso, dejando a Huawei no sólo sin software como hasta hoy, sino también sin hardware para los futuros (si es que los hay) dispositivos de la compañía.

El principio del fin de Huawei

Para más o menos entender la gravedad del asunto, sólo tenéis que pensar que Huawei utiliza los chips de Intel en sus ordenadores portátiles, y Qualcomm hace lo propio con sus SoC para los teléfonos móviles. Finalmente tanto Qualcomm como Broadcom intervienen en los módems y routers que también vende Huawei.

Por su parte, Huawei ha dicho que ya está trabajando en un Sistema Operativo alternativo para sustituir a Android y a Windows en portátiles. De momento Microsoft no se ha pronunciado al respecto pero asumimos que también dejará de suministrar Windows a Huawei.

Finalmente, otras empresas como el fabricante de chips europeo ST Microelectronics ya se está pensando el envío de hardware a Huawei esta semana e Infineon ha bloqueado totalmente los envíos.