Los de Redmond son conscientes de que los usuarios, tras la desastrosa actualización de octubre, se lo piensan dos o más veces a la hora de actualizar sus Sistemas Operativos cuando salen estas grandes actualizaciones como la de mayo.

Más actualizaciones seguras para más usuarios

Tal y como podemos ver en los gráficos de AdDuplex que os mostramos debajo, la adopción de la actualización de abril de 2018 fue casi vertical, es decir, la mayoría de los usuarios la instalaron desde casi el primer momento, sin embargo, la de octubre de 2018 pese a que comenzó siendo vertical, pronto pasó a un plano horizontal fruto de que los usuarios no estaban muy por la labor debido a los fallos que ocasionaba dicha actualización.

En el gráfico, la actualización de mayo de 2019 casi ni se ve, está en la esquina inferior derecha, y casi ni sale porque Microsoft ha sido muy cuidadoso a la hora de ir «soltando» dicha actualización. Por ejemplo, en mi PC de sobremesa pude actualizar casi al día siguiente de salir, sin embargo en mi portátil no fue hasta hace dos días que me dejó actualizar.

Ahora tal y como podemos ver en el Tweet superior, Microsoft se prepara para «abrir el grifo» utilizando para ello un enfoque basado en machine-learning para implementar la actualización en aquéllos dispositivos que de verdad estén preparados y que la IA cree que aceptarían la actualización sin problemas.